30/7/15

Tres piedras y tres golpes


Acompaño este escrito con un cántico del exilio del pueblo de Israel, Salmo 137 que se encuentra al final, y una canción que me gusta mucho y que puede ayudar de fondo mientras lees, Never- All The Luck In The World.



No llegan a 22 años, ambos estudian en la universidad y son de clase media, solían celebrar el mes de febrero con rosas, cine y besos a media luz, decidieron que así debería ser por siempre, y que nadie les arrebataría el amor que había entre ellos, ¿Qué habría que hacer para eternizar lo que ahora sentimos? Le preguntó ella cuando estaban sentados en el pasillo que une sus aulas en la hora del descanso, el calor a las 13:00hrs en FACYT no te deja pensar bien, pero como para salir del paso él respondió: ¡Luchar y aguantar!... por supuesto con poca fe en lo que decía.

Se les abrió una ventana para lograr asegurar su amor a futuro, pondrían en ello su energía, valentía y determinación en cambiar el aquí y el ahora, por el allá y el mañana. Estar bien en el mañana haría que ambos cambiaran su idílico mes de febrero rosa, por unas pancartas reivindicativas llenas de derechos para exigir seguridad, neumáticos para frenar el paso negligente de un gobierno, gritos llenos de furia y clamores con lágrimas de rabia atascadas en la garganta, una primera piedra fue lanzada como defensa ante el nepotismo, ante lo que es un derecho a un futuro seguro y próspero, las demás piedras también llevaban títulos; ¡Basta ya!, mediocre, imbécil, sucio, militar indigno… los golpes de muchas piedras terminaron con cifras. Sobre las víctimas ocurridas desde el 12 de febrero 2014, se informó que se saldó con  41 fallecidos hasta ahora, más 600 lesionados, y con presos políticos.

La segunda piedra fue lanzada con tiempo de preparación, un año y cinco meses para ser más exactos, esta vez su golpe sólo impactó a su familia, especialmente a sus padres, tíos y amigos, aunque sus amigos le dijeron que golpes como esos ya quisieran dar ellos, esta vez el título de la piedra fue ¡Me voy!, me acaban de regalar el pasaje a Estados Unidos. Todo sucedió justo el mismo día en que le fue aprobada la Visa Americana, ella  sólo se quedó con la primera parte de la respuesta de su novio en aquél pasillo caluroso de la Universidad de Carabobo ¡Luchar!, y por eso decidieron irse.

El golpe de la tercera piedra lo ha recibido una mujer preciosa, delicada, y con mucho coraje, mujer única y que no se parece ni quiere parecerse a ninguna otra, ella es esbelta y atractiva, pero está moreteada, sí, mi preciosa Venezuela recibió un golpe que ahora no  lo vemos, no lo sentimos tan fuerte de momento, pero debajo de sus vestidos hay hematomas que necesitan tratamiento urgente. ¡Duele!, duele y reduele ver a los jóvenes venezolanos irse de su país. Desde ayer una carrera universitaria a menos, antes fue su novia.

Con todo mi cariño a mi sobrino John, que su historia representa una muestra de la realidad de lo jóvenes en Venezuela.

Salmo 137
Junto a los ríos de Babilonia, nos sentamos y lloramos
    al pensar en Jerusalén.
Guardamos las arpas,
    las colgamos en las ramas de los álamos.
Pues nuestros captores nos exigían que cantáramos;
    los que nos atormentaban insistían en un himno de alegría:
    «¡Cántennos una de esas canciones acerca de Jerusalén!».
¿Pero cómo podemos entonar las canciones del Señor
    mientras estamos en una tierra pagana?
Si me olvido de ti, oh Jerusalén,
    que mi mano derecha se olvide de cómo tocar el arpa.
Que la lengua se me pegue al paladar
    si dejo de recordarte,
    si no hago de Jerusalén mi mayor alegría.
Oh Señor, recuerda lo que hicieron los edomitas
    el día en que los ejércitos de Babilonia tomaron a Jerusalén.
«¡Destrúyanla! —gritaron—.
    ¡Allánenla hasta reducirla a escombros!».
Oh Babilonia, serás destruida;
    feliz será el que te haga pagar
    por lo que nos has hecho.
¡Feliz será el que tome a tus bebés
    y los estrelle contra las rocas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias.